Querido lector,

16 dic. 2018



Querido lector,
Ha pasado mucho tiempo desde aquellos días en que me sentaba frente al ordenador, abría una hoja en blanco y dejaba que las letras fluyeran con soltura, contando (casi reviviendo) las sensaciones que una historia me había hecho vivir a lo largo de sus páginas. Sí, han sido varios meses que he estado lejos de PALABRAS QUE VUELAN, meses en los que he tenido que priorizar otros aspectos de mi vida y con tristeza (y algo de temor), he dejado aparcado a este rincón literario. Adaptarse a una nueva etapa cuesta mucho más de lo que imaginaba y a mí me tomó por sorpresa: sin duda 2018 ha sido un año de (muchos) cambios, pero también de aprendizajes. 

A mediados de año intenté retomar el ritmo de siempre y aunque ganas no me faltaban, sentía que había algo con lo que no estaba del todo cómoda. ¿Qué hacer en esos casos? Mi mejor baza siempre fue tomarse un tiempo, darle vueltas a las ideas y atreverse a hacer cambios para seguir creciendo. He aprendido que escribir siempre será parte de mí, que no puedo dejar mis ganas de compartir las cosas que me gustan y que los libros siempre serán parte de mi vida. Era necesario un cambio de vestido para esta web literaria, un diseño más fresco, limpio, lleno de energía. Creo que los diseños con los que visto a PALABRAS QUE VUELAN siempre han reflejado un poco de mí y mis gustos. Siempre he sido más inclinada hacia lo sencillo, minimalista, pero no necesariamente monocromático. Creo que el color es importante, es aquello que te mueve a seguir creando y eso es lo que he intentado imprimir en cada detalle de este nuevo traje. Con ello viene también algunas nuevas secciones y reforzaremos las ya conocidas. No quiero ponerme límites, tampoco presionarme en exceso. Quiero que este espacio siempre conserve la esencia de quién teclea estas letras, y sea un lugar donde recomendar, debatir, pero sobre todo, que cada entrada que se publique deje una (aunque sea pequeñísima) huella en quién la lea.

Gracias, querido lector, por estar detrás de la pantalla siguiendo estas letras. Siempre digo que nunca me han preocupado el número de likes o la cantidad de seguidores: soy feliz de sólo saber que puede haber alguien - aunque sea una sola persona - a la que pueda interesarle lo que tengo que decir. PALABRAS QUE VUELAN ha crecido junto a mí y quiero que lo siga haciendo por mucho tiempo más. Por ello, oficialmente reabro este espacio, con ganas de seguir descubriendo nuevas historias y compartiendo el amor por la literatura. 


PD: Tantos meses de ausencia me han dado el tiempo necesario para que mi cabecita cree mucho contenido. Les adelanto que a partir de mañana llegan reseñas, listas, artículos y demás desvaríos literarios. Por mientras, les quiero dejar un pequeño freebie, el cual nace de la propia experiencia de prestar libros y muchas veces perderles la pista. No soy diseñadora ni pretendo serlo, pero hay tardes que trasteando con los fuentes y colores pueden salir cosas interesantes. Hoy les dejo la Lista de libros prestados, por si quieren tener anotados todos aquellos libros que salen de tu estantería para contar su historia y que no deben olvidar de retornar a su hogar. Puedes descargarlo AQUÍ (y si te animas a compartirlo en redes, ¡agradecería mucho que me etiquetaras o usaras el #palabrasquevuelan para poder verlo!




1 comentario

Síguenos la pista en Instagram: @palabrasqv

© Palabras que vuelan | Libros & literatura. Design by FCD.