Reseña: Sin corazón

22 ene. 2019

SIN CORAZÓN
Serie Georgian (1 de 2)
Mi puntuación: ★ ★ ★
+ Datos sobre el libro | Lee los primeros capítulos
Había olvidado de cómo se amaba. Más que eso, había aprendido a no hacerlo, a no exponerse a que lo hirieran, lo humillaran y traicionaran. Había sido feliz durante casi diez años... tan feliz como se puede ser cuando el amor no formaba parte de la vida de una persona.
Lord Lucas Kendrick puede ser uno de los solteros más codiciados de Londres, pero lejos está de querer casarse y formar una familia. Diez años atrás se vio traicionado por aquellos que llevaban su misma sangre y hoy regresa triunfal de París para hacerse cargo de un legado que no desea, pero que el deber le obliga: sentar cabeza, escoger una esposa y ser quién dirija las posesiones del ducado de Harndon.

Lady Anna Marlowe ha dedicado toda su vida a cuidar a sus hermanos. Al quedar sin padre, casi sin dinero, y con muchas deudas, utilizó sus años de juventud para salir adelante y llevarlos por buen camino. Hoy es casi una joven florero y no cree ser capaz de formar una familia.... hasta que Lucas Kendrick la escoge, dejando en claro que el suyo es un matrimonio por conveniencia y - mientras cada uno cumpla con sus obligaciones - a la familia de Anna no le faltará nada. ¿Qué más puede ella pedir? Desde luego el amor no está entre sus prioridades (mucho menos en Lord Kendrick, apodado Sin corazón) pero no es un sentimiento que se pueda predecir: está en los pequeños detalles, en conocer las virtudes y defectos del otro, en confiar y creer que una vida feliz es posible. Quizás los oscuros secretos que cada uno guarda pueden ser superados. O quizás no. 

¡Cómo disfruto siempre de una buena novela de romántica histórica! Esta en particular resultó algo diferente: suelo estar muy acostumbrada a la ambientación y costumbres de la época de la Regencia inglesa, pero en Sin corazón Mary Balogh nos remonta a varios años más atrás, hacia la época georgiana, con todo el esplendor, la extravagancia y la frivolidad de los vestidos abullonados, el uso de pelucas, cosméticos y una forma particular de ver la vida. Sigue destilando encanto británico, pero destaca entre otras novelas de época... y eso definitivamente la hace memorable. Que no se sorprendan si ven a Lucas con pelucas empolvadas, zapatos carmesí de tacón, lunares falsos y maquillaje. O a la dulce Anna con ostentosa vestimenta, momentos de picardía y ciertas insinuaciones. Admito que al principio descuadra un poco, pero no vale echarse para atrás: finalmente es tan atípico, tan llamativo que deja enganchado a sus páginas.

Mary Balogh es una de las autoras que llevaba pendiente muchos años en mi lista: había escuchado de todo sobre sus novelas, particularmente buenas críticas sobre su prosa. Y sí, no hay duda de que sabe cómo contar una historia, entretejiendo puntos de vista de distintos personajes, añadiendo los toques de drama y picardía necesarios, guardando un secreto que podría cambiarlo todo hasta el final. Su ritmo es pausado y los hechos se van sucediendo uno a otro cumpliendo con la estructura clásica de las novelas de romántica histórica (y como suele pasarme, he terminado encandilada con dos personajes secundarios, que para mí se roban el show por momentos).

Siempre digo que en este tipo de historias no importa mucho el cómo termina, sino cómo se desarrolla. Personalmente pienso que Balogh cumple con las expectativas, pero que a mí me dejó con ganas de un poco más. ¿Quizás sea porque esta serie tiene ya muchos años de publicada (originalmente vio la luz en 1995) y hasta hoy la propia autora ha evolucionado? Es posible, por lo que me apunto a leer alguna de sus novelas más recientes para corroborarlo (¿me dejan alguna recomendación en especial?)

Publicar un comentario

Síguenos la pista en Instagram: @palabrasqv

© Palabras que vuelan | Libros & literatura. Design by FCD.